El cantaor y el pan con tomate

Hola amigos y amigas,
Os dejo un trocito de la conversación que tuve con Miguel Poveda el 14 de noviembre, después de su actuación.
Dice que gracias a su profesión puede viajar y conocer gente y culturas que le enriquecen como persona, no le gusta mucho leer, sólo lo hace si es poesía, y prefiere escuchar música. Prefiere la laca a la gomina, toma café por la mañana para despertarse y unta el pan con tomate. Le gusta mucho ir al cine.
Ahora se despierta por las noches siempre que su hijo pequeño lo reclama, pero dice que por más sueño que tenga, es el despertar más bonito que puede haber.
No sabe si es de los que tienen duende o no, pero dice que lo invoca cada vez que sale al escenario para crear una magia entre él y sus seguidores.
Y nos enseñó sus tatuajes, dos alas de libertad y la palabra Ángel, que es el nombre de su hijo.
Miguel Poveda dijo unas palabras a favor de la vida y la no-violencia y yo también, como reportero de La Llotja, me sumo a esta llamada.

7.12.2015